500 años de la conversión de San Ignacio de Loyola

500 años de la conversión de San Ignacio de Loyola

1 marzo, 2021 Desactivado Por Parroquia Itatí

Ignatius 500 es el Año Ignaciano que celebramos para conmemorar el quinto centenario de una experiencia que transformó a Ignacio de Loyola para siempre, y dio lugar a una espiritualidad que ha facilitado el encuentro con Dios de multitud de personas de generación en generación. Es más que una conmemoración. Además de recordar un acontecimiento histórico de importancia universal, lo vivimos como una oportunidad de actualizar esa experiencia en nosotros, en nuestra relación con Dios, con los demás y con la Creación.

 

Ignatius 500 se celebra en todo el mundo entre el 20 de mayo de 2021, aniversario de la herida sufrida por Íñigo de Loyola en Pamplona, y el 31 de julio de 2022, festividad de San Ignacio.

 

«Ver nuevas todas las cosas en Cristo» es tener siempre los sentidos abiertos para captar las necesidades de nuestro entorno, preguntándonos en todo momento cómo podemos ayudar a transformar la realidad. El mundo es un mundo herido, roto; y es en este mundo donde Jesús caminó, conversó y abrazó.

 

«Ver nuevas todas las cosas en Cristo» es asumir nuestras propias limitaciones, como hizo el propio Ignacio. Porque la historia de Ignacio, igual que la de cualquiera de nosotros, no es la de un superhombre, sino la de un simple «peregrino» —como se refería a sí mismo— empeñado en darse a los demás.

«Ver nuevas todas las cosas en Cristo» es salir al camino, para ir descubriendo a ese Dios que habita y trabaja en todas las criaturas, y contemplarlo en todo lo que nos acontece.

 

Herida

Son años convulsos. En 1521 el ejército francés invade Navarra con la pretensión de reponer en el trono al rey navarro y el caballero Íñigo de Loyola corre a la defensa de Pamplona. La antigua capital del reino era una ciudad en manos francesas, pero Íñigo entra en la ciudadela con la intención de defenderla hasta la muerte si fuera necesario.

El lunes de Pentecostés, 20 de mayo, una bala le destroza la pierna derecha, hiriéndole también la izquierda. Trasladado a la casa-torre familiar, es intervenido quirúrgicamente varias veces; a punto está de morir, pero consiguen salvarle la vida.

 

Encuentro

Su larga convalecencia la dedica a la lectura de libros que encuentra en la biblioteca de la casa: una historia de Cristo y un volumen de vidas de santos. Pasa días enteros dedicado a la lectura y va creciendo en él una idea: «Si esos hombres estaban hechos del mismo barro que yo, bien yo puedo hacer lo que ellos hicieron». Una noche, se le aparece la Madre de Dios, rodeada de luz y llevando en los brazos a Su Hijo. Desde entonces ya solo piensa en transformar su vida: quiere abandonar la casa solariega e ir a Jerusalén como peregrino. No sabe que Dios no ha hecho más que comenzar a trabajar en él.

 

Maestro

Su propósito es llegar a Tierra Santa embarcando en Barcelona. Pero la ciudad está cerrada por miedo a la peste y tiene que esperar en el pueblecito de Manresa. Allí, alojándose en un convento y en un hospicio para pobres, y retirándose a una cueva para orar, Dios opera en él una nueva transformación. Durante once meses (de abril de 1522 hasta febrero de 1523) se alternan entusiasmo, angustia, penitencia, desesperación, visiones espirituales y misticismo. A las consolaciones de los primeros tiempos sucede un período de aridez espiritual; de vacío y tempestad. Finalmente, sale de aquella noche oscura y empieza a anotar algunas experiencias que le servirán para el libro de los «Ejercicios Espirituales». Íñigo es ya un maestro de espíritu.

 

Camino

Un día de febrero de 1522 se despide de su familia y se pone en camino. Pasa por Aránzazu, Navarrete… hasta llegar al Monasterio de Montserrat. Es el itinerario que hoy rememoramos en el conocido como «Camino Ignaciano». En el monasterio de Montserrat hace confesión de sus pecados y en la noche previa al 25 de marzo, fiesta de la Anunciación, se despoja de sus ricos vestidos y se determina a llevar vida de penitente.

 

Fuente: https://ignatius500.org/

Hace clic en estos botones para poder ingresar a nuestras redes sociales